Principios ideológicos (castellano)

1. Revolución o Barbarie es un proyecto que pretende aglutinar a los diferentes elementos del Movimiento Comunista del Estado español que hoy son conscientes de la necesidad de trazar una nueva línea revolucionaria que nos haga salir del marasmo en que nos encontramos.

2. Desde este espacio entendemos que, independientemente de adscripciones a determinados destacamentos, contribuir a sentar las bases teóricas y organizativas para la reconstitución del Partido Comunista es la labor más urgente de todos los comunistas del Estado.

3. Revolución o barbarie comparte la visión de aquellos destacamentos comunistas que consideran que el Ciclo de Octubre está agotado y que aún es indispensable realizar un balance histórico de las experiencias revolucionarias más importantes del proletariado a nivel internacional. En este sentido, vemos la necesidad de aplicarnos el método del materialismo histórico a los propios comunistas, realizando análisis colectivos que fundamenten de manera científica las causas de la derrota de los Estados de dictadura del proletariado y de la debilidad actual del Movimiento Comunista Internacional.

4. Los comunistas no estamos por loas -completamente ajenas a las bases revolucionarias del marxismo-leninismo, por otro lado- de experiencias revolucionarias que, habiendo supuesto un avance de una magnitud inconmensurable históricamente en las condiciones de vida de las grandes masas explotadas, así como en la conciencia del papel revolucionario que tienen los explotados organizados en su Partido, reprodujeron en su seno las condiciones para su propia derrota.

5. El hilo rojo de la Historia nos lleva inevitablemente a concluir que el primer ciclo de la Revolución Proletaria Mundial, el que inaugura la Revolución de Octubre, no fracasó solamente por el acoso del imperialismo, sino también y fundamentalmente por la insuficiencia de desarrollo ideológico y político del movimiento comunista; una insuficiencia que se produjo como consecuencia de un tipo de kautskismo y de determinismo económico que el bolchevismo, la guía ideológica del proletariado mundial, heredó en su propio ser ideológico y político.

6. La preeminencia continuada del factor económico, técnico y objetivo por encima del factor político, ideológico y subjetivo, la separación creciente entre la vanguardia y las masas proletarias, además de la incorrecta presunción de que en un Estado de dictadura del proletariado en tránsito al comunismo ya no existen clases sociales antagónicas, son tres de las causas más importantes que hicieron que la construcción del comunismo fracasara en su primer gran intento a nivel internacional, no tanto por la acción de conocidos líderes revisionistas como por una dinámica impuesta por condiciones objetivas y por una línea errada.

7. Relacionado con esto, quienes nos hemos aglutinado en este blog entendemos que, además de estudiar de forma crítica las grandes obras de los padres del comunismo, es indispensable para iniciar el último asalto a la sociedad burguesa que pasemos por el rodillo de la crítica revolucionaria todas aquellas experiencias en las que el proletariado, en alianza con otras clases oprimidas, ha tomado el poder y ha iniciado la senda del comunismo.

8. Teniendo en cuenta la etapa histórica en que nos encontramos, consideramos que la tarea prioritaria hoy de la vanguardia comunista pasa por desarrollar la lucha de dos líneas contra el revisionismo imperante en  la mayoría de los destacamentos comunistas del Estado español y del mundo; una línea que es la responsable del actual estado de postración y desorientación del Movimiento Comunista Internacional.

9. Si no conquistamos a la mayoría de la vanguardia teórica del proletariado (que no está radicalmente separada de las masas obreras, pero que sí es una entidad diferente desde el punto de vista dialéctico) para los principios del marxismo-leninismo aplicados al periodo y a los problemas actuales (unas bases que pasan por rearmar la teoría revolucionaria y acercar a los destacamentos comunistas, en su mayoría hoy dispersos o enfrentados); si no conseguimos que la hegemonía en los sectores ideológicamente más avanzados de nuestra clase la detente el marxismo-leninismo, será materialmente imposible que podamos reconstituir el Partido Comunista y con él organizar la Revolución proletaria triunfante.

10. La vanguardia teórica es aquella que entiende la necesidad de la superación revolucionaria del capitalismo, mientras que la vanguardia práctica es aquella que se enfrenta a los planes de miseria y opresión de la burguesía y su Estado sin trascender el marco del sistema de explotación capitalista y su régimen político de dictadura de clase. Quien argumenta que no tiene sentido plantear la reconstitución de la vanguardia ideológica porque esta no está radicalmente separada de la vanguardia práctica, desconoce completamente la naturaleza política e ideológica de la vanguardia comunista. Tal separación -que, por supuesto, no es radical– no es una necesidad, sino un hecho que la propia realidad política y social determina. Un comunista puede ser al mismo tiempo vanguardia teórica y práctica, pero, mientras el Partido de Nuevo Tipo no se ha formado, la realidad es que ambos sectores de la clase proletaria se hallan separados y con ritmos de desarrollo distintos.

11. En cuanto al papel que los comunistas debemos tener en los movimientos de masas que inevitablemente irrumpirán en la escena social y política del Estado español, nuestra posición es muy clara y sigue la estela de aquellos destacamentos, aún minoritarios en el movimiento comunista, que propugnan que la única intervención efectiva sobre las luchas de masas solo se produce cuando la vanguardia teórica, mediante la lucha de dos líneas, se ha fortalecido, recompuesto y unificado.

12. Pensar que las masas obreras necesitan a su vanguardia ideológica para conformar estructuras u órganos de resistencia supone, además de infravalorar la capacidad de lucha y organización de la mayoría de los explotados, situarse como furgón de cola de las luchas sindicales o económicas; en el peor de los casos, supone situarse como ala izquierda de los intereses espurios de la aristocracia obrera.

13. Las masas obreras no nos necesitan para organizar huelgas, piquetes o manifestaciones. Las masas obreras nos necesitan para organizar la Revolución. Esto no significa que el comunista no luche junto con sus hermanos de clase por unos intereses que están objetivamente enfrentados a los de la burguesía, sino que bajo ningún concepto debe supeditar la ideología revolucionaria al discurso economicista de la eterna acumulación de fuerzas, ni a la espera y esperanza de que “se den las condiciones revolucionarias” por sí mismas o por el simple transcurrir de la lucha de clases para, entonces, intervenir con el propósito de “dirigir la Revolución”.

14. Solo cuando hayamos sentado las bases teóricas e ideológicas para la reconstitución del Partido Comunista, estaremos en condiciones de dirigirnos de manera efectiva y auténticamente revolucionaria a nuestros hermanos de clase. En este sentido, es una obligación de cualquier comunista, pertenezca al destacamento que pertenezca, replantearse la línea que ha seguido el movimiento en el Estado español y comenzar a imponer la necesidad de una lucha ideológica en el seno de la vanguardia, respetuosa con cualquier compañero pero absolutamente implacable en la denuncia de la línea del oportunismo, con el objetivo de superar ese cáncer que hace mucho tiempo que se ha extendido por todo el cuerpo del movimiento comunista.

7 pensamientos en “Principios ideológicos (castellano)

  1. Hace meses que tenía intención de escribiros, y aprovecho las vacaciones de Navidad para hacerlo. Os escribo desde Euskal Herria, donde su movimiento obrero y popular más fuerte en los últimos 30-40 años, el Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) atraviesa una profunda crisis estratégica que lo está llevando a la autoliquidación y a su definitiva integración en el sistema capitalista e imperialista. Este hecho está favoreciendo el lento y difícil reagrupamiento de militantes revolucionari@s vasc@s en torno a una autocrítica radical de lo que ha sido la praxis (teoría y práctica) del MLNV en los últimos 60 años, y a la voluntad de reconstruir las bases del comunismo revolucionario y/o marxista-leninista para desarrollar una praxis revolucionaria en nuestro país, Euskal Herria. Evidentemente, una praxis comunista revolucionaria implica relaciones profundas de internacionalismo proletario con revolucionarios de los dos estados burgueses que dividen y oprimen Euskal Herria, Francia y España, y en esa tarea he conocido vuestro blog.

    Vuestros planteamientos me han gustado e impresionado profundamente, y pienso que tengo mucho, muchísimo que aprender en y de este blog. Actualmente, desde julio del 2012, impulso un blog en lengua vasca, Euskara, que se llama “Euskal Iraultza Sozialista” (“Revolución Socialista Vasca”), en el que intento llevar adelante una crítica radical de la deriva reformista, socialdemócarata y liquidacionista del la dirección actual de la Izquierda Abertzale y aportar en la medida de mis posibilidades, elementos para construir una línea comunista revolucionaria vasca.

    Me identifico mucho con los planteamientos sobre la necesidad de trazar una nueva línea revolucionaria, y de contribuir a sentar las bases teóricas y organizativas para la reconstitución del Partido Comunista (creo que en nuestro caso sería un partido u organización comunista de ámbito nacional vasco, con lazos profundos y estables con partidos y/o organizaciones hermanas tanto españolas como francesas, catalanas, gallegas, etc…). Comparto la idea de que hay que hacer un balance global de todos los procesos revolucionarios que se enmarcan en el Ciclo de Octubre, porque vamos a un nuevo Ciclo Revolucionario, con otra Guerra Mundial Imperialista en el horizonte (y van tres…), y que en esta tarea, la crítica del economicismo y el determinismo presentes en el marxismo-leninismo del siglo XX es fundamental. Pero al mismo tiempo, hay que volver a los fundamentos del proyecto comunista revolucionario, principalmente Marx, Engels y Lenin, pero sin olvidar a otros militantes: Stalin, Mao, Rosa Luxemburg, Trostki, Gramsci, Lukacs, Pannekoek, Kollontai, Bordiga, Ho Chi Minh, Che Guevara y tantos y tantos otros… Ya me diréis lo que pensáis de todo esto. Por mi parte, quisiera aprovechar estas vacaciones para leer todo vuestro blog y hacer mis aportes y críticas, cuando las tenga. Espero vuestras críticas respetuosas e implacables, y en el caso en que alguien de vostr@s supiese Euskara, os agradecería enormemente que hicieseis lo mismo con los contenidos de mi blog. Si esto no es posible, en mis comentarios en Español aquí iréis viendo lo que pienso.

    Recibid un salido comunista de todo corazón desde Navarra/Nafarroa.

    Fermintxo

  2. Estimado Fermintxo:

    Soy uno de los que forman parte de este espacio de debate. En primer lugar, te agradezco enormemente que muestres tan sincero interés por confrontar ideológicamente desde una actitud respetuosa y clara.

    Queremos responderte en cuanto nos sea posible, sobre todo a la cuestión que planteas del ámbito de reconstitución del Partido Comunista.

    He visto que también has hecho y tienes pensado hacer más comentarios y críticas a otros artículos. De nuevo te agradezco el interés mostrado. Iremos respondiendo a las diversas cuestiones que planteas en la medida de nuestras posibilidades y a la mayor brevedad posible.

    Saludos internacionalistas y que el debate sea fructífero.

  3. Buenos dias compañeros: he leido detenidamente vuestros principios ideologicos. me parece PEFECTO que os sumeis a la elite ideologica y que tengais esta vocacion evangelizante para las masas. ¿realamente creeis que las masas necesitan que les digan lo que hay que hacer?
    en fin con todo el respeto, perece un bando del dirrectos de una escuela un tanto represiva.

    • Margarita,

      Si hubieras leído nuestros principios ideológicos tan detenidamente, sabrías que, para empezar, por vanguardia teórica no nos referimos a ninguna élite, sino a ese sector de la clase que comprende la necesidad de la superación del capitalismo. Además, no tenemos tal vocación evangelizante, únicamente la convicción de que no habrá destrucción posible del capitalismo sin que la clase obrera sea dotada de ideología revolucionaria por parte de los comunistas. Desgraciadamente, la simple exposición de las masas a las crueles condiciones y miserias del capitalismo no es suficiente para que éstas vean que la única solución a sus problemas pasa por la destrucción de este sistema. La dura prueba de ello es que la revolución ya se habría realizado hace décadas. Lejos de esto, es determinante que los comunistas sepan llevar la ideología revolucionaria al resto del proletariado, de forma que actúen como impulsores del proceso hacia el comunismo.

  4. En lineas generales estoy de acuerdo; sólo unos pequeños matices.
    a) Los comunistas españoles, llevamos unos 60 años en un proceso de fragmentación y cainismo político, que coincide con el auge del desarrollo económico del capitalismo y el consumismo de masas. Tenemos que tener en cuenta la relación que existe entre ambos hechos.

    b) Cuando un partido comunista que se declaraba vanguardia, pasado un tiempo, no tenia los resultados que esperaba, se buscaba al “culpable”dentro de sus filas;la solución: una nueva escisión que, esta vez sí, daria a luz el partido de vanguardia que nos llevaria a la victoria. Todo se discutia, menos el factor principal, las condiciones objetivas existentes.

    c) No basta con tener un linea politica correcta y un buen programa; hace falta además una militancia de base formada políticamente que impida ser manipulada por la dirigencia, que ésta si lo estaba en la mayoria de los casos;pero que por su origen social pequeño burgués en muchos casos, estaba más pendiente de sus teorizaciones, escalada en los puestos de dirección, protagonismo personal, y ver quien la” tenia más larga”.

    Pienso que es fundamental, para el Partido Comunista, dotarse de medios técnicos y humanos para llevar el mensaje y el programa a la gente. Sin estos medios, no podremos contrarrestar la ideologia burguesa, que en definitiva, es la que impide el avance de las ideas del socialismo y la construcción del Partido Comunista.
    Un saludo

  5. Estimado camarada Espartaco:

    Quiero aprovechar tu comentario aquí para iniciar también mis aportaciones en este blog a lo que vaya leyendo, tanto a nivel de exposiciones, como de respuestas a las mismas, que es el caso tuyo.

    Creo que en tu comentario te das tú mismo la respuesta a tus propias cuestiones en el punto c) a tu propio presupuesto teórico: Quién crees que debería formar políticamente a esa militancia de base si no es la “dirigencia” como tú la llamas, empeñandote en establecer una relación vertical que aquí en este blog nadie propugna y que no habrás podido ver escrito en ningún sitio? Pues, obviamente, dicha vanguardia ideológica, una vez que ella misma, esto sí necesariamente previo, esté formada ideológicamente lo suficiente como para presentarse ante el panorama económico reinante con una base o discurso preñado de los fundamentos ideológicos sin los cuales nos perderíamos en debates absurdos sobre medidas de acción, o diagnósticos de situaciones económicas que no llevarían a ningún sitio, ni a una vanguardia ni a otra.

    Es obvio, pues, que el debate teórico, nada evangelizante, sino instruyente, autocrítico, es el paso fundamental para poder reconstruirnos, dado que pendemos de nuestro propio hilo, no lo sostiene nadie.

    Hemos de dejar a un lado clichés históricos, moralizantes, autoinculpatorios, del estilo de: NO podemos usar estas palabras tan técnicas pues los obreros no nos entienden…
    NO podemos desentrañar la realidad histórica a los ojos de la nueva realidad porque a la gente eso no le interesa.

    Pero quién ha dicho que haya un púlpito aquí y unos bancos? Quien ha dicho que estemos a diferente nivel siquiera intelectual? Hay tantas inteligencias como seres humanos, y por tanto, el debate ideológico puede ser todo lo técnico, revolucionante que haga falta, sin necesidad de temer no ser entendidos, como much@s compañer@s aquí, y en otros lados, han querido “avisar” moralizadoramente. Eso es un craso error, pues el nivel intelectual es variado entre todos y la cultura como para poder llevar un pensamiento de un lado al otro, no de arriba a abajo, como erróneamente algunos piensan en este y otros blogs.

    Y por último, las condiciones objetivas existentes para el movimiento comunista han sido las mismas siempre, desde que el mismo tiene conciencia de su realidad. A saber: Opresión política, economía de mercado y propiedad privada. Es obvio que no merecen una especial atención ni comentario para cualquier proceso de autocrítica fructífero en nuestro seno, dado que son una constante que preexiste, caminan junto a cualquier fracaso revolucionario y espera con recio tancredismo la vuelta del movimiento. Pero, a diferencia de lo que sucede con nuestros errores, no aprenden de los suyos, sino que los mantienen impolutos para basar con ellos su fuerza sobre las masas desideologizadas. La consecuencia ha de ser obvia: algo hacemos mal si tenemos las herramientas y no llegamos al resultado final, o si llegados a él, no hacemos mediante autocrítica, diagnóstico revolucionario para evitar el anquilosamiento ideológico.

    Saludos revolucionarios para tí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s