El comunismo contra la mentira

1Todos los que conozcan este blog sabrán que nuestro propósito fundamental es el de contribuir, en la medida de nuestras posibilidades, a horadar el muro del revisionismo que impide a la mayoría de los comunistas entender cuáles son las tareas urgentes del periodo histórico que vivimos en torno a la reconstitución teórica y política del movimiento comunista.

En este sentido, el 90% de nuestro trabajo en el blog va encaminado a formular interrogantes sobre el estado de coma del movimiento comunista (y también, por qué no, a plantear posibles respuestas en concordancia con otros camaradas del Estado español), y esto lo ponemos en práctica tanto en nuestros análisis relativos a la historia del socialismo y el movimiento comunista internacional como en el estudio de la realidad actual de las luchas de clases que sacuden al Estado español.

Por tanto, podemos decir que nuestro “público” es, en su inmensa mayoría, camaradas de distintos destacamentos que, aun de manera dubitativa, se plantean por qué el movimiento comunista ha desaparecido prácticamente de la escena social y política de Estados como el español.

Sin embargo, siendo conscientes de que, mientras más se agudiza la crisis capitalista, más siniestra y contundente es la propaganda de la burguesía contra el comunismo (la cual, como no puede ser de otra manera, busca prevenir la aparición de futuros movimientos revolucionarios con todas las armas a su alcance, incluidos por supuesto los aparatos de dominación ideológicos y de adoctrinamiento), no podemos permanecer impasibles en este espacio a todas las calumnias, insidias y mixtificaciones vertidas por los voceros y prebostes intelectuales de la clase explotadora hacia la historia del movimiento comunista internacional.

2Además, somos conscientes de que deslindar lo verdadero de lo falso en nuestra propia historia es fundamental por dos motivos. Por un lado, es imposible acometer un balance integral del ciclo revolucionario de Octubre si previamente no hemos sido capaces de separar el grano de la paja en la historia de nuestra clase, de nuestro movimiento. Por otro lado, aunque ya hemos dejado claro que el grueso de nuestros lectores se sitúa -al menos teóricamente- en el campo del marxismo-leninismo, sabemos que hay jóvenes (y no tan jóvenes) que, desde la pertenencia o la afinidad a organizaciones oportunistas como la tríada PCE-UJCE-IU, comienzan a cuestionar no solo las tesis del oportunismo más rancio, sino además las mixtificaciones históricas que también los reformistas recalcitrantes, como no podía ser de otra manera, han defendido y defienden en torno a la historia del movimiento comunista internacional y de las antiguas experiencias socialistas. Y no podemos permitir que los oportunistas nos ganen la batalla ideológica a los marxistas-leninistas, sobre todo cuando se trata de buscar atraer a posiciones revolucionarias a militantes honestos y vacilantes, pero embarcados en proyectos reaccionarios y reformistas.

3Si bien en este espacio apenas publicaremos trabajos propios (puesto que, como expusimos anteriormente, nuestro trabajo debe centrarse en contribuir a la constitución de un referente marxista-leninista potente y suficiente para reconstituir el Partido Comunista en el Estado español), trataremos de complementar algún análisis propio con publicaciones de historiadores e investigadores -no necesariamente comunistas, pero al menos honestos y desvinculados de las grandes fábricas de mentiras contra el comunismo- sobre la cuestión.

Que el comunismo vuelva a imponerse contra la mentira.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s