Apuntes sobre represión, capitalismo y vanguardia revolucionaria en el Estado español (III): La solidaridad contra la represión del Estado capitalista y el devenir del movimiento revolucionario

En un sistema como el capitalista, la violencia ejercida por el Estado burgués es sistemática y alcanza cotas progresivamente mayores en términos históricos, aunque haya periodos en que la represión se “suaviza” por ausencia de un referente revolucionario real. Para el proletariado revolucionario, la solidaridad ante los ataques de la maquinaria represiva estatal es un arma indispensable, no solo para denunciar la política represiva de la clase dominante y apoyar a los represaliados, sino fundamentalmente para fortalecer el movimiento revolucionario y contribuir a su éxito a pesar de los golpes del capital y su Estado.

El Estado español -del que ya hemos analizado su naturaleza política y económica en los dos puntos anteriores- es un ejemplo muy claro de que, en el marco del sistema de explotación capitalista y del reforzamiento del aparato estatal español, heredado del régimen fascista y modernizado por los motivos que ya expusimos, la política real es la de la violencia institucionalizada, la política de criminalización y la represión creciente contra cualquier organización o movimiento que trate de resquebrajar su armazón social, económico o político.

Tras décadas perfeccionando su maquinaria represiva contra el Movimiento de Liberación Nacional Vasco (un movimiento, del que nos ocuparemos en otro trabajo, que jamás ha supuesto un desafío al orden burgués, sino al entramado estatal de la burguesía monopolista española, y que ha sido y es la expresión de la pequeña burguesía y una fracción de la burguesía no monopolista de Euskal Herria), el Estado español ha conseguido engrasar los pistones de su propio aparato represivo en el nuevo contexto de crisis económica y social que vive España, doblegando para ello a todos aquellos elementos que, aun estando encuadrados en movimientos pequeño-burgueses como el 15-M, han sido represaliados de las más diversas maneras (encarcelamientos, sanciones diarias, seguimientos policiales, etc.).

ppl

Los ejemplos del MLNV (ahora ya completamente domesticado por un Estado que ha sabido derrotarlo política y militarmente tras más de cinco décadas de conflicto) y del 15-M demuestran que el Estado no reprime solamente al movimiento revolucionario y comunista, el único que puede destruirlo realmente y construir el nuevo poder de las masas explotadas. Esto es fundamental entenderlo, ya que en ocasiones muchos militantes del Movimiento Comunista del Estado español han tendido a pensar que el Estado solo reprime y encarcela a quienes están por la destrucción revolucionaria del capitalismo. Esto es rotundamente falso y el hecho de que el mayor número de represaliados y encarcelados corresponda a un movimiento nacionalista y pequeño-burgués como el abertzale (o el caso de menor incidencia de los independentistas galegos presos en mazmorras del Estado español) lo confirma de manera clara.

Si el Estado español ha combatido y combate (haciendo uso incluso de la guerra sucia y de tácticas que vulneran el ordenamiento jurídico burgués, como sucede con los casos de torturas y malos tratos recurrentes a detenidos y encarcelados) a movimientos de tipo independentista, es simple y llanamente porque la estructura jurídico-institucional de la que se ha dotado la gran burguesía del Estado no puede permitir que se debilite su gran instrumento de gestión y defensa de sus intereses. Pero estos movimientos no tienen ni tuvieron nunca un componente proletario, internacionalista o revolucionario. Por tanto, hay que dejar muy claro que el Estado burgués no reprime exclusivamente a quienes defienden, desde diferentes posiciones, los intereses de clase del proletariado revolucionario.

Un análisis particular merece la situación de los anarquistas represaliados por el Estado español. El anarquismo, que firmó su acta de defunción en España en el momento en que demostró, durante la guerra civil revolucionaria, que no se puede renunciar al poder sin cedérselo a la burguesía, está muy debilitado y su influencia entre el proletariado es prácticamente inexistente, a excepción del sindicato ultraminoritario CNT. Los anarquistas que se encuentran presos en el Estado español lo están por su relación con la práctica insurreccionalista, una tendencia exportada desde Italia en un momento en que eclosionan todas las variantes del izquierdismo marxista y no marxista en el país transalpino. Esta tendencia, claramente enfrentada a la anarcosindicalista, postula que los explotados (los insurreccionalistas son reticentes incluso detractores del lenguaje revolucionario y de clase, eludiendo o rechazando hablar de “proletarios”) deben destruir el poder del capital mediante la libre asociación de células y órganos “autónomos” sin estructura centralizada y que dispongan de plena autonomía para “actuar” donde consideren conveniente.

gho

Dentro del Movimiento Comunista del Estado español, son los presos del PCE(r), GRAPO y SRI los que han sido más violentamente reprimidos por la maquinaria represiva del Estado burgués. El caso más conocido y grave es el de Manuel Pérez Martínez, Camarada Arenas, secretario general del Partido, que ha sido condenado a cadena perpetua real sin haberse demostrado su implicación en acción armada alguna. En este sentido, ocurre lo mismo que con todos aquellos presos del mundo abertzale, que son mantenidos en prisión solo por haber participado en movimientos sociales y políticos de corte independentista. En el caso de los presos comunistas, cualquier revolucionario tiene el deber político y moral de solidarizarse con estos camaradas, denunciando la represión sistemática del Estado contra estas organizaciones. Esto no significa, ni mucho menos, compartir la línea ideológica de esta organización política (ni compartimos su caracterización política del Estado español, ni concordamos en las tareas actuales de la vanguardia comunista y en la forma en que debe reconstituirse el Partido revolucionario de la clase obrera). Pero la solidaridad revolucionaria y proletaria es precisamente solidaridad por encima de siglas o líneas que podamos considerar erróneas en aspectos fundamentales.

La cuestión de la naturaleza represiva del Estado español es fundamental para la conformación de un nuevo movimiento comunista que sea capaz de generar las condiciones para la nueva constitución del Partido Comunista, es decir, de la fusión y síntesis superior del movimiento de masas y la vanguardia revolucionaria. Sumándonos a la iniciativa de aquellos grupos de camaradas que ya vienen planteando abiertamente la necesidad de la lucha de líneas en el seno del movimiento comunista en el Estado como única forma para depurarlo de toda forma de revisionismo, desde este espacio de debate y lucha ideológica consideramos que la lucha contra la represión del Estado capitalista en cualquiera de sus variantes y por la solidaridad con los represaliados, debe ir indisolublemente unida a la lucha por la implantación del marxismo-leninismo en la vanguardia ideológica como paso previo para poder conformar el Partido de Nuevo Tipo.

Anuncios

2 pensamientos en “Apuntes sobre represión, capitalismo y vanguardia revolucionaria en el Estado español (III): La solidaridad contra la represión del Estado capitalista y el devenir del movimiento revolucionario

  1. “Pero estos movimientos no tienen ni tuvieron nunca un componente proletario, internacionalista o revolucionario”

    Me parece que aqui te has pasado de listo.

    Precisamente el nacimiento de la izquierda abertzale como movimiento politico se debe al analisis marxista-leninista de la realidad socio-economica vasca, hecha por marxistas-leninistas vascos. Es cierto que siempre ha habido un sector independentista dentro de la pequeña burguesia de la que la izquierda abertzale y las organizaciones del MLNV se han nutrido, pero durante muchos años los centros de direccion de estas organizaciones estaban compuestas por marxistas-leninistas, proletarios, internacionalistas y revolucionarios. Es a partir de la decada de los 90 cuando estos pequeñoburgueses (que siempre habian estado) se hacen con el control ideologico-organizativo de las organizaciones del MLNV, lo que no quiere decir que dentro de la izquierda abertzale, incluso dentro de las organizaciones del MLNV ahora con linea politica nacionalista, no hubiera marxistas-leninistas, proletarios, internacionalistas y revolucionarios.

  2. Antes de nada, te rogaríamos que, si vas a venir a debatir (cosa que agradecemos mucho y que de hecho es uno de los fundamentos de nuestro espacio: el de acercar y perfilar posiciones entre comunistas), evites frases como “Me parece que aquí te has pasado de listo”. Primero porque desde luego suena de todo menos respetuoso, y segundo porque este texto no es elaboración de una sola persona, sino de quienes conformamos este blog.

    Yendo al meollo del asunto, cuando decimos en nuestro trabajo que el MLNV nunca tuvo un componente proletario, revolucionario e internacionalista, nos referimos a que nunca tuvo como estrategia y dirección claras la del marxismo-leninismo, por más que algunos se empeñen aún hoy en tomar la parte por el todo y considerar que, porque dentro de este movimiento había marxistas-leninistas y proletarios, dicho movimiento era revolucionario e internacionalista.

    Lo que define a un movimiento como comunista no es que dentro de él haya proletarios o comunistas, sino que defienda claramente los principios del comunismo revolucionario y del internacionalismo. En el caso del MLNV, analizando todo su bagaje en cuanto a documentos, prácticas y posiciones a lo largo de los años, se observa claramente que este movimiento nunca ha defendido una estrategia nítidamente revolucionaria, aunque es verdad que, durante los 60 y 70, en la organización armada vasca siempre hubo una pugna entre la línea más chovinista y otra más tendente al internacionalismo (ahí están los ejemplos de ETA Berri y ETA Zaharra, ETA VI y ETA V, o la primera y las Células Rojas de Eskubi), el proyecto abertzale y socialista nunca pasó de teorizar por un Estado de esa entelequia llamada “pueblo trabajador vasco”, clara influencia de esas “democracias populares” donde el Estado no era de hegemonía proletaria.

    El MLNV nunca representó los intereses de clase del proletariado, ya que su objetivo no era la creación de un Estado de dictadura del proletariado que crease las condiciones a nivel político, ideológico y económico que permitiesen alcanzar la sociedad comunista. En el MLNV, incluso en los momentos históricos en que su dirección político-militar más se acercó al “marxismo”, siempre fue dominante la tendencia pequeño-burguesa, aquella que colocaba al proletariado como fuerza social y política subalterna de la pequeña burguesía vasca.

    Es innegable que este movimiento ha supuesto el mayor problema político para el Estado español y su burguesía monopolista, pero el MLNV fue en esencia un movimiento pequeño-burgués y su objetivo real siempre fue crear ese Estado del “pueblo vasco”, en el que el proletariado se diluía con otras clases sin hegemonía alguna y en un territorio en el que la mayoría absoluta de la población era eminentemente proletaria.

    Para nosotros, lo que ahora ha sucedido con la IA es un resultado lógico del proceso de revisionismo (no se debe olvidar que el revisionismo también puede ser armado) de su línea política desde que emerge el MLNV.

    Asimismo, se puede mencionar la “Alternativa KAS” y sus derivados, cuyos 5 puntos nada tenían de proletario (los que quieran ver en el mejoramiento de las condiciones de vida de la clase obrera algo relacionado con los intereses de clase del proletariado es mejor que se declaren sin ambages como socialdemócratas) sino que eran de carácter democrático-burgués, con los que, si el Estado español aceptaba, ETA se comprometía a abandonar la lucha armada. Es decir, ETA practicaba el reformismo armado, su objetivo era forzar al Estado español a una negociación donde este reconociese el derecho de autodeterminación de Euskal Herria y dicha organización no tenía como objetivo la creación de órganos de Poder político del proletariado para formar un Estado obrero.

    Por último, hay que decir que el MLNV jamás pudo surgir de “un análisis marxista-leninista” del asunto, pues jamás contempló como su principal labor constituir el Partido Comunista y articular el movimiento revolucionario del proletariado, con sus tres elementos orgánicos principales (PC, EP y Frente Unido) con el fin de organizar y dirigir la lucha de clase del proletariado hacia el establecimiento del Nuevo Poder, sino que se limitó a plantear la independencia de Euskadi como su principal objetivo estratégico, mencionando como al paso el establecimiento de un Estado-nación “socialista” una vez lograda la Independencia respecto del Estado español y como requisito necesario e inevitable para asegurar esa independencia, sin hacer mención siquiera del Nuevo Poder, de la Dictadura del Proletariado como meta principal e irrenunciable.

    Como consecuencia, se diluyó la lucha y las fuerzas pretendidamente comunistas, de clase, revolucionarias, en un frente interclasista independentista, al que esos “m-l” trataban siempre de escorar hacia la izquierda y de mantener el lenguaje y las consignas supuestamente “revolucionarios” y “de clase”, como forma quizás de atraer al numeroso y combativo proletariado vasco hacia la lucha por el independencia de Euskadi como prioridad absoluta.

    Y todo eso dista muchísimo de ser fruto de un análisis y estrategia marxistas-leninistas y, por ello, proletarios, internacionalistas y revolucionarios, cuadrando sin embargo a la perfección en una línea pequeño-burguesa y nacionalista, como el tiempo ha ido revelando con cada vez mayor claridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s