El suicidio de la Humanidad

Hoy, día 25 de octubre de 2012, el capitalismo en España se ha cobrado una nueva víctima en forma de suicidio. Según relata Radio Granada, un hombre de 54 años, ex propietario de una papelería en el barrio proletario de La Chana (Granada), se ha suicidado antes de que se personaran en su domicilio los mercenarios del banco que iban a expropiarle su hogar. José Miguel Domingo, que así se llamaba esta nueva víctima del sistema de explotación capitalista, ha pagado con su vida el latrocinio al que iban a someterlo al expulsarle de su propia casa.

Este hombre es una víctima más de esa sangría silenciosa de suicidios que, cada año, se producen en el Estado español. Según documenta el Instituto Nacional de Estadística, el suicidio es la primera causa de muerte no natural en España (en 2010, la media de suicidios fue de 9,3 al día). Cualquiera que entienda siquiera mínimamente la realidad que se nos impone a la mayoría en este putrefacto sistema, podrá llegar a la conclusión rápida de que el suicidio es una forma de asesinato selectiva, una forma de muerte inducida por un sistema que no deja más salida que la desesperación y la muerte para miles de personas.

La sangría del suicidio es la consecuencia inevitable y directa de esa política de exterminio social (la única posible para el capital financiero) que se viene aplicando desde hace años, una política que se ha visto agudizada en cuanto a violencia e intensidad desde el inicio de la última gran crisis del capitalismo. Está claro que, bajo el modo de producción capitalista, las crisis siempre las pagamos los mismos (sobre todo, los proletarios), y los suicidios son sin duda el mayor tributo de sangre que el sistema se cobra en su funcionamiento normal.

Según relatan algunos vecinos del fallecido, el hombre no hizo sospechar a nadie en la noche de ayer. Estuvo con sus vecinos y amigos en el bar, viendo el fútbol. Sin llamar la atención, como tantísimas víctimas de este sistema que se quitan la vida por desesperación, este ser humano se quitó la vida en su propio hogar. Este es el drama social que sufrimos los explotados bajo este sistema. Este es el único menú que nos puede ofrecer ya este sistema de miseria generalizada: como primer plato, paro y precariedad; como segundo plato, comedor social y represión y, de postre, suicidio o agonía silenciosa. Son muchas las familias que han sufrido en sus propias carnes el suicidio de algún ser querido. Es esta una de las manifestaciones más brutales de un sistema psicológicamente basado en el terror y el chantaje de una ínfima minoría de la población contra la abrumadora mayoría. Además, fruto de siglos de tradición judeo-cristiana en España, muchos proletarios ocultan la noticia ante sus amigos y conocidos, pues todavía persiste la idea de la deshonra y el oprobio sobre el que se ve impelido a darse muerte.

Se puede pensar que este hombre se ha quitado la vida sin “llevarse a alguien por delante”, como se suele decir coloquialmente. Pero esto, además de un juicio absurdo sobre una persona llevada a la más absoluta desesperación, supone no entender la dinámica social en que nos ha metido este sistema, empezando por sus prebostes político-sindicales de la izquierda del capital, que llevan décadas vendiéndonos que existe un capitalismo humano y justo. La dinámica de la tolerancia hacia lo intolerable, la dinámica de la falta de lucha y organización frente a las tropelías del capital, la dinámica de la fe ciega en el capitalismo como único sistema social posible.

Pero los proletarios conscientes y los revolucionarios hemos de tenerlo muy claro: o suicidamos al capitalismo, o el capitalismo nos suicidará a nosotros. Sin embargo, ninguna casa puede aguantar en pie si los cimientos son frágiles, por lo que, sin un sector de vanguardia forjado en la ideología revolucionaria de nuestra clase y estrechamente ligado al movimiento de masas, la salida al capitalismo (el comunismo) es materialmente imposible. Cuando los que ahora contemplamos impotentes la realidad de horror e ignominia que nos impone este sistema seamos actores principales que procedamos a la construcción del Nuevo Poder (la nueva sociedad en transición a la civilización de hombres y mujeres libres e iguales en derechos y obligaciones), víctimas del sistema burgués como José Miguel y tantas otras podrán ser dignamente vengadas y su memoria por fin podrá ser honrada.

Anuncios

3 pensamientos en “El suicidio de la Humanidad

  1. Un detalle que puede tener su importancia: la distinción teoría/ideología. Teoría como la representación en ideas de los intereses reales de las clases sociales oprimidas, y especialmente de la Clase Obrera en luch por su emancipación y liberación (la destrucción del Capital y del trabajo asalariado), e ideología como la conciencia falsa, las ideas alienantes y desmovilizadoras que intoxican la conciencia de clase y/o revolucionaria. La pareja teoría/ideología mantiene una relación dialéctica de unidad contradictoria de contrarios, en la que toda teoría contiene elementos ideológicos o potencialmente los puede tener, por lo que la crítica y la autocrítica constantes, la lucha tenaz y sin cuartel contra la ideología burguesa y/o capitalista en todas sus formas y disfraces es una obligación para l@s revolucionari@s. Y al contrario, toda ideología, por muy putrefacta que sea, contiene algunos elementos reales que reflejan la situación de l@s explotad@s. En esta espiral dialéctica de teoría e ideología, es la práctica la que decide la realidad y validez de toda teoría, formando la praxis, es decir, teoría practicada y práctica teorizada.

    Me gustaría saber qué pensáis de este rollo, y que lo criticarais.

  2. Hola, camarada Fermintxo:

    Este debate que planteas es muy interesante, y tiene más enjundia de lo que pudiera parecer. Lo cierto es que comunistas de la talla de Lenin o Mao interpretaron el concepto de ideología de una forma dialéctica, aludiendo al ser contradictorio que esta categoría presenta en todas las sociedades de clases: por un lado, es deformación de la realidad, falsa conciencia; por otro lado, la ideología es la representación de las ideas que pugnan por revolucionar la sociedad clasista.

    La distinción que haces de teoría e ideología es muy interesante, y en buena medida comparto lo que planteas. El tratamiento que hicieron Marx y Engels de las ideologías fue absolutamente revolucionario en su época, armando una nueva teoría de las ideologías según la cual estas estaban estrechamente relacionadas con la dialéctica de los procesos socio-históricos. En una carta escrita a Mehring el 14 de junio de 1893, Engels decía lo siguiente:

    «La ideología es un proceso realizado conscientemente por el así llamado pensador, en efecto, pero con una conciencia falsa; por ello su carácter ideológico no se manifiesta inmediatamente, sino a través de un esfuerzo analítico y en el umbral de una nueva coyuntura histórica que permite comprender la naturaleza ilusoria del universo mental del período precedente»

    Esa “conciencia falsa” de la que hablaba Engels es el reflejo espiritual y superestructural de la alienación en la sociedad capitalista, una alienación en la que el proletario es desgajado de lo que produce y de su propia esencia social y política.

    En cuanto a la diferenciación entre teoría y práctica, no es una insignificancia teórica la distinción entre práctica y praxis, en el sentido en que Marx y Engels emplearon este concepto. Mientras la práctica es la materialización de una serie de ideas inconexas y dispersas, la praxis es la unidad de la teoría y la práctica conscientes, revolucionarias. En cualquier caso, todos estos conceptos (teoría, ideología, práctica y praxis) han sido usados por algunos revolucionarios de forma diversa. Lo que sí entiendo que es totalmente cierto es que fueron los comunistas posteriores a Marx y Engels los que comenzaron a hablar abiertamente de ideología (y no teoría) revolucionaria.

    Saludos, estimado camarada.

  3. Reflexión: Desde que se estructura el concepto de lucha de clases, el marxismo, han pasado siglo y medio; y observo que aún se plantea de aquél modo. Hoy en día es posible que las ideas y practicas sobre la liberación social de la humanidad, que tiene el proletariado y la sociedad, sea más avanzado-distinto que lo que se plantea por los grupos y núcleos organizados. EL COMUNISMO VIVIDO ES REPUDIADO, cosa que creo que es correcto, por sectores sociales amplios. El marxismo revolucionado es algo que está más fresco y más actualizado, sobre las reflexiones vividas, sobre el que somos nuevas gentes,…Veo solo marxismo, leninismo, maoísmo,…petrificado. SE FILOSOFA COMO SI ESTUBIÉRAMOS EN 1.850, como si fuéramos esas personas. Parecemos clones revolucionarios. EL MARXISMO REVOLUCIONADO SERÍA ENFOCAR LA TRANSFORMACIÓN SOCIAL COMO UNA CUESTIÓN GLOBAL-PLANETARIA, planteando estrategias, proyecto programa, económico, ( sostenibilidad de la humanidad, tierra, campo, aíre, animales,…) para la sociedad universal. Es esto una cuestión difícil, complejo y a realizar de forma internacional. En CUADERNO DE SOSTENIBILIDAD Y SOCIEDAD, Sostenibilidad de la humanidad, 2ª edición, ahí planteo algunas ideas, donde Salvador Espada es coautor; este documento está publicado en Internet.
    Desde finales del siglo XX, ya planteaba la idea de la Revolución de la Humanidad ( r. de la h. ) como el Socialismo del siglo XXI, – que no tiene nada que ver mis teorías con lo denominado por el Chavismo, o revolución Bolivariana-. ESTE CONCEPTO – R. DE LA H. – resumen las teorías, análisis y artículos que he ido elaborando solo, o con otros compañeros. Se irán publicando en este medio. Nuestra lucha es por el sostenimiento de la Humanidad liberada del capitalismo-imperialismo, de todo tipo de opresión en sentido muy amplio,…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s